Vamos a presentar las diferentes herramientas para servomotores con las que se puede hacer frente a una reparación con total garantía. Estas herramientas y sistemas se utilizarán en diferentes fases de la reparación. El objetivo es permitir la verificación y correcto funcionamiento del motor.

herramientas para servomotores. freno

Toma de datos del equipo, modelo, marca y sus características.

herramientas para servomotores. codificador

Revisión y estado de los conectores, potencia, control, sondas térmicas y freno.

Una pieza clave del servomotor es el codificador (resolver, hall effect, encoder serie, incremental o absoluto). Es necesario disponer de varios equipos de testeo de este componente, independientemente de que sea resolver o encoder.

Otro punto de atención clave es la realización de test de aislamiento y test bobinado del estator. Así como las pruebas relativas al freno, que puede ser magnético o de ferodo, para garantizar su buena funcionalidad. También es clave la verificación y pruebas del estado general del campo magnético del rotor y el sincronismo con el campo electromagnético que generan las bobinas del estátor.

También son clave los sistemas de verificación de las partes mecánicas, es decir estado del eje, asientos de los rodamientos en tapas y el propio eje, y el cambio de los mismos. Por último, tras montar y ensamblar el conjunto, se realizará el ajuste del codificador y la prueba de rodaje.

Los bancos de prueba, herramientas para servomotores en la reparación.

Los bancos de prueba determinan la calidad de la reparación y la eficiencia del motor. En GDM disponemos de diferentes bancos de prueba para servomotores de las marcas más habituales del mercado, como por ejemplo Fanuc o Allen-Bradley entre otras muchas. Estos bancos permiten realizar las pruebas con cargas de rodaje si fuese necesario.

Todas estas pruebas se realizan de forma individual, pero sobre todo después de haber ensamblado el motor, que es el momento en el que es posible valorar el rendimiento que ofrece el servomotor. La clave está en controlar las conmutaciones ente el campo magnético del estátor generado por las propias bobinas y el campo magnético permanente del rotor. El codificador será el responsable del control de estas conmutaciones.

Las herramientas de control y ensayo son muy importantes para el control de vibraciones. Después de haber realizado el control de equilibrio dinámico del rotor, se realiza una prueba final con el Smart balance para localizar anomalías en el equilibrado.

Las diferentes partes del motor se pueden verificar individualmente, pero resulta indispensable la prueba de conjunto sobre el banco de pruebas. Esta será la que garantice el rendimiento del motor permitiendo alcanzar control sobre el nivel de calidad de la reparación.

En los ensayos del banco de pruebas podemos someter al motor a pruebas severas, medias o de rodaje, según las exigencias de trabajo del motor, la información proporcionada por el cliente y el estado de partida del motor.

banco de pruebas

Banco de pruebas.

Nuevo motor a estrenar.

La información que nos proporciona el cliente resulta clave de cara a estas verificaciones. Es importante conocer las horas de trabajo del motor, así como la posición de funcionamiento y el tipo de funcionalidad que desempeña. Además, resulta clave la información previa para poder discriminar el origen de los ruidos, que pueden ser eléctricos o mecánicos.

Buscamos que el cliente cuando reciba el motor después de reparado, éste se encuentre en perfecto estado con los niveles de acabado y exigencias propias del fabricante. Estrenamos motor de nuevo.

Os dejamos con nuestro director general, Luis Corral, que os va a explicar de primera mano todas estas pruebas y herramientas en este video.

Y si tenéis más preguntas o dudas podéis preguntarnos desde ESTE MISMO ENLACE.