El proceso de testeo y reparación de electromandrinos, según lo afrontamos en GDM se resume en 7 puntos. Los seguimos al pie de la letra y en eso se basa el acabado de calidad de nuestras reparaciones. Como podréis ver tomamos imágenes de todo el proceso, generando una base documental de todas nuestras reparaciones. Queremos ofrecer la mayor garantía posible a nuestros clientes, por eso creemos en la importancia de ser metódicos.

 

1. inspección visual: inicio del proceso de testeo y reparación de electromandrinos.

  • Toma de datos del motor e inicio de la ficha de testeo. En este proceso comprobamos si disponemos de información técnica del equipo en nuestra base de datos.
  • Revisión de la información aportada por el cliente (tipo de avería, datos técnicos).
  • Eje del motor: inspección y fotografía.
  • Conectores de potencia y control: inspección y fotografía.
  • Daños en zona exterior del motor: inspección y fotografía.

2. comprobación de estator del motor.

  • Comprobación del aislamiento de las bobinas del motor.
  • Comprobación de la resistencia entre bobinas.
  • Medición de la sonda de temperatura y anotación de los valores en la ficha de testeo.
testeo y reparación de electromandrinos. encoder

Sensor magnético.

testeo y reparación de electromandrinos. encoder

Sensor óptico.

3. codificador.

  • Identificación del tipo de codificador que incorpora el motor (sensor magnético o sensor óptico) tomando fotografías y anotando modelo y demás datos en la ficha de testeo.
  • Comprobación del estado del codificador utilizando para ello los equipos de testeo o los bancos de pruebas disponibles según marca.
  • Si no disponemos de información en nuestros archivos procederemos a la toma de datos de ajuste y conexión del codificador. Para ello se recurrirá a fuentes externas o a las propias del cliente.

testeo y reparación de electromandrinos4. sistema de sujeción de la herramienta.

  • Inspección del estado del cono, midiendo el salto axial, utilizando para ello una herramienta patrón de 300mm de longitud y comprobando con el reloj comparador que ese salto este dentro de las tolerancias permitidas.
  • Comprobación de la fuerza de amarre de la herramienta, utilizando para ello un medidor de par, anotando el valor en la ficha de trabajo.
  • Comprobación del estado de la pinza y garras portaherramientas por si fuera necesario su sustitución.
  • Sensores que indican el estado de la herramienta en el motor (inductivos, capacitivos, etc.): revisión y control.
  • Revisión del sistema de tensado de la herramienta, sustituyendo si fuera necesario el tipo de resorte empleado (arandela Belleville, muelle, etc.).
  • Reparación del cilindro del sistema de cambio de herramienta (neumático, hidráulico, etc.).

5. sistema de refrigeración del motor

  • Comprobación del estado de refrigeración del motor, ya sea hidráulico, neumático, o ventilación forzada con ventilador.
  • Sustitución de las juntas que permiten un correcto sellado del motor.
  • Comprobación de la junta rotativa de refrigeración de la herramienta.

6. desmontaje.

Una vez hemos obtenido todos los datos, procederemos al desmontaje y revisión mecánica del motor consistente en:

  • Estado de las tapas delantera y trasera, fotografiándolas y anotando su estado en la ficha de testeo.
  • Comprobación de la posición de los rodamientos y su estado.
  • Holgura de los asientos de rodamiento con el comprobador de interiores, fotografiándolo y anotando los resultados en la ficha de testeo.
  • Comprobación de los rodamientos fotografiándolos y anotando su estado y modelo en la ficha de testeo.
  • Estado de separadores, tuercas y demás partes proclives a sufrir desgaste.
  • Sistema de lubricación de los rodamientos (aceite, grasa, etc.).

7. test final.

Como punto final del proceso de testeo y reparación de electromandrinos, se realiza una última revisión consistente en:

  • Medición del salto axial del cono.
  • Medición de la fuerza de amarre de la herramienta.
  • Ajuste y comprobación de los sensores de sujeción de herramienta.
  • Ajuste y comprobación del sistema de codificación que incorpore el motor.
  • Revisión del sistema de refrigeración del motor, comprobando que no haya ninguna fuga en el circuito.
  • Revisión del sistema de lubricación de los rodamientos.
  • Rodaje del motor a diferentes revoluciones, controlando consumos, temperatura, etc., para asegurar un correcto ajuste de los rodamientos.
  • Equilibrado dinámico del rotor para asegurarnos de que el nivel de vibración este en los niveles correctos.

Una vez finalizado todo el proceso se procede a la preparación del envío al cliente del motor reparado. Aquí os dejamos un video en el que os explicamos este proceso.

Esperamos que nuestro sistema de testeo y reparación de electromandrinos os parezca que aporta un nivel lo exhaustivo y profundo que nosotros pretendemos que sea. De esta forma garantizamos reparaciones con un alto nivel de acabado, alcanzando los estándares de fabricante. Y en algunos caos superándolos. Si necesitáis más información no dudéis en poneros en contacto, DESDE AQUÍ MISMO.