Era casi ayer mismo cuando GDM se marcaba una serie de propósitos para 2022. Parece increíble la velocidad que adquiere el tiempo. Indomable y riguroso no entiende de descansos ni de treguas, solo comprende su ritmo. Solo él sabe que los propósitos son simple papel mojado sino se llevan a la acción.

Cuando miramos a un nuevo periodo siempre tendemos a comprometernos con cierta facilidad con nuestro amigo el tiempo. Pero es un amigo implacable y no perdona. Apenas nos hayamos comprometido él comienza a trazar su rumbo y no espera.

Por eso en GDM, todo el equipo se puso en marcha desde el primer día para alcanzar los objetivos marcados. Que estos objetivos no fuesen meros propósitos, sino el eje de nuestros procesos, ha sido la melodía de nuestra canción en 2022.

Un año de crecimiento.

Este año nos comprometimos en mejorar, lo hemos conseguido. Nuestro negocio ha crecido más del 31% con respecto al último ejercicio. Pero son las cifras que sustentan ese 31% las que nos hacen sonreír por saber que hemos cumplido el propósito, que los resultados han sido los buscados desde el principio. Bueno, realmente han sido mejores aún de lo que nuestro objetivo marcaba.

Nuestra forma de hacer está alineada con lo que nuestros clientes esperan, es por ello que actualmente estamos a punto de cerrar un año en el que nuestro índice NPS ha vuelto a mejorar alcanzando rangos de excelencia.

GDM trabaja por la satisfacción del cliente.

La satisfacción de nuestros clientes es lo que nos mueve y sabemos que es lo que va a garantizar que podamos seguir creciendo y funcionando. Alcanzar y mantener niveles de excelencia en este campo es clave para nosotros. A las pruebas nos remitimos, tenemos un índice NPS de 71 puntos. Y no es nada, pero que nada fácil mantener este índice, aunque nos esforzaremos este año en seguir mejorando.

Nos congratula saber que nuestros clientes y colaboradores siguen confiando en nosotros, pero este año además hemos crecido sensiblemente. Hemos conocido a más de 200 clientes nuevos que han empezado a confiar en GDM. Con estos nuestra cartera ya se acerca a los 2.000 clientes. Reparar servomotores, electromandrinos y toda la electrónica industrial es el eje de nuestra actividad, y nos hemos esforzado en hacerlo al mayor nivel posible de calidad.

Nuestra labor de acercamiento a nuestros clientes, la presencia en varias ferias y nuestro esfuerzo por contar como hacemos las cosas en GDM han servido para acercarnos a más clientes en este ejercicio. La familia de clientes satisfechos de GDM sigue creciendo.

No paramos de resolver problemas, y este año hemos abierto y resuelto más de 4.000 partes de reparación. Cada uno de ellos es un problema resuelto a nuestros clientes, y eso nos da ánimo para seguir.

El salto internacional.

Llevamos muchos años trabajando por toda Europa, aunque en este año hemos dado un salto con energía a los mercados europeos y asiáticos. En este año 2022, nuestra marca y nuestro logotipo son marca registrada a nivel europeo. GDM no va a parar, queremos ser los líderes y ese es el único objetivo. Nosotros lo sabemos, pero queremos demostrarlo.

Sala de spindles en GDM.Por esta razón seguimos creciendo y mejorando, tanto nuestro equipo como nuestras instalaciones. Ahora ya disponemos de una sala de reparación y montaje de electromandrinos y spindles. Ya os hemos hablado de ella en varios artículos publicados en nuestras redes sociales, y podéis estar seguros de que os seguiremos ampliando información sobre este espacio tan puntero.

Solo nos queda desearos una muy Feliz Navidad en compañía de todos vuestros seres queridos, y como os decimos en nuestro video, que la distancia no sea una barrera.

Feliz Año 2023.